El amor divino es como un fuego que no se deja encerrar, porque es imposible amar a Dios y no trabajar por extender su gloria”

(María Ward)

MARÍA WARD Y LA CONGREGACIÓN DE JESÚS

 

MARÍA WARD, fundadora de la Congregación de Jesús, vivió entre los siglos XVI y XVII, siendo una pionera en la lucha por los derechos de la mujer al ser educada formalmente y participar en la educación de la juventud.

Mujer profundamente religiosa, le correspondió actuar durante la persecución a los católicos en Inglaterra, debiendo afrontar enormes dificultades para lograr establecer su obra y enfrentarse a los prejuicios de la época en relación a la posición pasiva y contemplativa que se esperaba de las mujeres.

Demostró su arraigada solidaridad, poniendo en riesgo su propia vida, al atender a los más desposeídos y perseguidos por la corona. Su fe y perseverancia quedaron demostradas al no claudicar su decisión de fundar una congregación para mujeres activas, que no se confinaran al encierro de un claustro, sino que se entregaran a la formación intelectual y espiritual de otras jóvenes. Esta misión la recibió María directamente de Dios, a través de sus oraciones, misión que fue relevante en su tiempo y que se encuentra vigente aún hoy día, cuando nuestra sociedad requiere urgentemente una formación moral sólida en nuestra juventud, que constituya la base para contrarrestar los múltiples flagelos que aquejan a la sociedad del siglo XXI.

 

Máximas de Mary Ward